Arte e Inteligencia Artificial

Oct 3, 2011   //   by oa.usun   //   S.Expertos  //  2 Comments

Durante los últimos años se ha venido observando que existen cada vez más proyectos artísticos que han sido desarrollados con medios tecnológicos que ofrecen planteamientos innovadores a la investigación de la vida artificial.

Pueden tratarse de proyectos que se basan en sistemas que emulan, imitan o especulan sobre la noción de vida a través de las investigaciones y las tecnologías actuales. Estos sistemas pueden presentar atributos de agencia y autonomía, que muestren un comportamiento propio, que sean dinámicos, reaccionen a su entorno y evolucionen, y que cuestionen las fronteras entre lo vivo y lo no vivo, entre la vida sintética y la vida orgánica.

Son proyectos interdisciplinares que responden a los nuevos desarrollos en Vida Artificial. Por medio de estrategias formales que desafían los límites entre las prácticas existentes, y que ofrecen nuevos modos de pensar acerca de aquello que entendemos por vida.

Algunos ejemplos son:

GENESIS del artista brasileño Eduardo Kac, donde una criatura de vida artificial, en este caso una bacteria que, cuando se ilumina, emite una luz ultravioleta. Dentro de este organismo el artista ha insertado un fragmento de ADN cuya secuencia es una traducción del pasaje de la Biblia en el que Dios concede al hombre el control sobre la naturaleza. El mutante que resulta es a continuación presentado en una caja de Petri, como si se tratara de una reliquia sagrada : La palabra de Dios hecha carne. Genesis es una obra compleja y conceptualmente difícil que juega con nuestro miedo hacia el poder de la biotecnología, hacia el peligro que supone para nuestra propia biología el cambio en la relación de control que tenemos con la naturaleza. Pero también apunta a una alternativa, dado que el artísta hace rambién posible que el público utilice Internet para inducir mutaciones en la minuciosa ingeniería genética de la bacteria. La ilusión del control biotecnológico nunca es absoluto.

AUTOPOIESIS, del artista interdisciplinar Ken Rinaldo y que está compuesta por quince esculturas robóticas construidas con ramas de vid. El conjunto responde a la presencia del observador con movimientos y sonidos mediante sensores inteligentes que detectan la ubicación del espectador. El intercambio de datos entre las quince esculturas robóticas crea un comportamiento colectivo en constante evolución, en la obra y espectador interactúan de manera recíproca. El interna y la evolución del sistema contribuyen a una poderosa estética escultórica en la que el espectador afecta el comportamiento del conjunto y viceversa.

EDEN, del artista electrónico Jon McCormack, es un ecosistema artificial interactivo y autogenerado. Utilizando el modelo de autómata celular de vida artificial, es ecosistema de criaturas en constante evolución tiene características similares a las de un entorno real. Las criaturas buscan alimento, se enfrentan a depredadores y se reproducen entre sí. Simultáneamente se mueven a través del entorno virtual transmitiendo y escuchando sus sonidos mutuos, y generando un paisaje sonoro que escuchamos mientras presenciamos la instalación. La supervivencia del mundo virtual depende de la presencia de la gente en la instalación, ya que sus movimientos alimentan a las criaturas. El mundo artificial se proyecta sobre dos pantallas translúcidas en forma de “X”. Esta original configuración crea trasparencias y efectos de profundidad que enriquecen la lectura de la obra. Eden ilustra las propiedades emergentes y naturaleza abierta de sistemas de vida artificial.

2 Comments

  • As soon as I found this website I went on reddit to share some of the love with them.

  • Essays like this are so important to braoedning people’s horizons.